viernes, 12 de noviembre de 2010

Bienvenido a casa.



Todo empezó cuando mi hija dijo de tener una mascota en casa,
por supuesto había opiniones diversas,hubo quien se negaban rotunda mente.
Las únicas ella y yo..
El problema era que ella quería un ganster,conejo enano o cobaya,
mientras que yo quería un perrito,pero no cualquier perrito un mini..
Después de muchas vueltas y ruegos de mi hija ,accedí por que fuera la cobaya no antes de poner ciertas condiciones..
Así que llego a casa Liu así es como mi hija quiso llamarle al animalito,sincera mente no pensé que yo también me iba a encariñar con el.
Empecé un día a cogerlo,después a darle algo de fruta,y aunque pensé que no podía ser igual que un perro, la verdad que es bastante entendido,en principio es un animal que necesita mucho cariño,y que le gusta lo cojan,y quien lo coge, en este caso mi hija es con quien tiene su preferencia.
Después de haberle cogido yo varias veces me resulto curioso como Liu entre mi hija y yo no sabe con quien quedarse y se queda en medio de las dos,como pensando que así no habrá enfados.
Me gusta tenerlo en mis brazos y poderlo acariciar,que duerma sobre mi,como ver que a mi hija le hace feliz tenerlo.
Es por ello que no me arrepiento haberle dejado que lo tenga...Lo próximo el perrito,jajaj...





Tx.

No hay comentarios:

Mi reflexión de hoy..

A veces lo que exteriorizas por fuera no es lo llevas por dentro. Por fuera es sonrisa,buena cara,y estoy estupenda...Pero la ...