jueves, 18 de noviembre de 2010

Las personas son espejos.


Una persona pidió un día a sus discípulos de estudios superiores que escribieran en el intervalo de los treinta segundos las iniciales de las personas con quienes no simpatizaran. Algunos de los estudiantes que estaban haciendo esta prueba no encontraron más que a una persona; otros nombraron hasta catorce.


Pero la conclusión interesante que se obtuvo de esta prueba fue: aquellos que anotaron mayor número de personas fueron los que ellos mismos no gozaban de simpatía entre los demás. Cuando a nosotros nos desagradan continuamente los demás, debíamos preguntarnos a nosotros mismos: "¿Qué me pasa?".


Si demostramos con frecuencia aversión hacia los que están a nuestro alrededor, no es porque ellos merezcan nuestra simpatía, sino porque a nosotros nos falta una cualidad en particular que pensamos les falta a esas personas.


Las personas que nos rodean son como espejos en el sentido de lo que vemos en ellas; son un reflejo de nosotros mismos.

No hay comentarios:

Mi reflexión de hoy..

A veces lo que exteriorizas por fuera no es lo llevas por dentro. Por fuera es sonrisa,buena cara,y estoy estupenda...Pero la ...